Acuarela entre la figuración y la abstracción

Acuarela entre la figuración y la abstracción

Compartelo si te gusta

¿Qué motiva a un artista a desarrollar un estilo que va a cargar por infinidad de años? Y ¿Qué motiva a otros a tener un trayecto de un constante cambio? El dilema es decidir si salir de la zona cómoda y experimentar nuevas vías o quedarse cómodo hasta cogerse un seguro social haciendo lo que domina plenamente.

Hay artistas que han tenido mucho éxito, ya sea económico o de reconocimiento, que les hace difícil salir del estilo que le ha llevado a su notoriedad. He sabido que muchos viven felizmente con eso y otros se convierten en unos infelices porque sienten la presión de querer hacer cosas distintas pero el mercado que han creado no se lo permite. Recuerdo ver unos trabajos de un extraordinario artista con fecha de los años 70 y otro trabajo de principios del 2000 y no podía ver ninguna diferencia. Lo que me dio fue una inmensa tristeza sabiendo de ese gran talento que está encapsulado en el tiempo. Sin embargo, su éxito económico es fenomenal.

Por otro lado, hoy en día se percibe más flexibilizado esa manera de hacer las cosas. Podemos ver cómo varios artistas se han atrevido a experimentar más frecuentemente y hacer cambios. Unos lo hacen exageradamente y otros prefieren hacerlo paulatinamente.

Cómo hacer cambios graduales en la obra de arte

Este tipo de transformación lo podemos visualizar como si fuera un viaje en guagua a un lugar lejano. Aunque veas en el horizonte donde quisieras llegar, vas a hacer algunas paradas. O sea, allí harás tus exploraciones y te quedarás hasta que te sientas listo para continuar el viaje. A pesar de que vas viendo tu meta alejándose tal como lo hace el horizonte, no dejes que se te pase la próxima parada. Es importante para la evolución de tu obra.

Ejemplo para provocar cambios en nuestro estilo

Hoy voy a comenzar una serie de experimentos para explorar el espacio entre la figuración y la abstracción. La obra está basada en un boceto de una figura sentada. Sin embargo, la idea de enfocar en el pensamiento de la figura es lo primordial. Por ende, yo lo concibo un pensamiento como algo abstracto y obliga a que esa abstracción sea más importante que el detalle de la figura. 

Boceto para acuarela «Pensadora»

Así que esto podría ser un coqueteo con la abstracción, con la figura como punto de partida y de resistencia a los cambios que quisiera explorar.

Detalle acuarela en papel Millford

Te invito a ver el proceso de esta pintura en acuarela en el video de arriba. Esperanzado de que te inspire a bajarte en la próxima parada para tus exploraciones. Buen viaje.

Pablo

Pintura finalizada «Pensadora»

Si deseas ver el artículo introductorio y review del papel Stonehenge de esta serie, puedes accesarlo aquí

Si deseas leer el artículo y review sobre el papel Saunders Waterford de esta serie, puedes accesarlo aquí

Si deseas ver el artículo dandole una segunda mirada al papel Sounders Waterford, puedes accesarlo aquí

Si deseas ver el artículo y review del papel Millford de esta serie, puedes accesarlo aquí

Si deseas leer el artículo y review del papel Fabriano de esta serie, puedes accesarlo aquí

Si deseas leer el artículo y review del papel Moulin du Roy de esta serie, puedes accesarlo aquí